Cinco espacios naturales refrescantes para disfrutar de la provincia de Huesca este verano

Cinco espacios naturales refrescantes para disfrutar de la provincia de Huesca este verano

Sí, lo sabemos, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido tiene un imán especial. Pensar en Huesca es pensar en el famoso valle catalogado como Patrimonio de la Humanidad que nos separa del país vecino. Sin embargo, a la provincia no le faltan entornos privilegiados que demuestran que es, en sí misma, un regalo para los sentidos. Aquí va nuestro pequeño aperitivo refrescante para que configures con conocimiento de causa tu menú veraniego oscense.

Valle de Bujaruelo, el vecino desconocido de Ordesa

Llegar a Ordesa y encontrarse con el aparcamiento a rebosar… tener que coger un autobús… madrugar de más para no pillar a todos los visitantes llegando al mismo tiempo… sabemos de sobra lo que pasa en las fechas clave en el Parque Nacional. ¿Qué tal si pruebas esta vez a desviarte un poquito para conocer Bujaruelo?

El valle colindante tiene enormes posibilidades para todos los niveles. Si bien puedes practicar barranquismo o hacer rutas de cierta longitud como la que conduce al Valle de Otal, también cabe la posibilidad de disfrutar de la preciosa estampa que el Puente Románico de San Nicolás de Bujaruelo dibuja sobre el río Ara y pasear tranquilamente por los alrededores. Desde el Puente de Los Navarros hasta el Collado de los Mulos: Bujaruelo es una de tantas alternativas que ofrece la Comarca de Sobrarbe.

Puente San Nicolás de Bujaruelo

Parque Natural de los Valles Occidentales y Selva de Oza

Lagos de montaña, picos de vértigo, bosques de hayas, abetos y pinos, hogar de anfibios y reptiles como el tritón pirenaico o la rana pirenaica… El Parque Natural de los Valles Occidentales y Selva de Oza, en la Comarca de la Jacetania, es ideal para disfrutar en familia o con amigos.

La variedad de posibilidades enormemente atractivas te dificultará la tarea de elegir, así que vamos a facilitarte los deberes: no dejes de visitar el Valle de Aguas Tuertas, y si vas a tope de energía continúa la ruta hasta el Ibón de Estanés. Te sugerimos, además, una ruta sencilla: la circular por la Selva de Oza. Pasarás por la Corona de los Muertos, un yacimiento arqueológico oculto en el bosque que te transportará a la prehistoria.

Valle de Nocito: nos vamos a Guara

Combina cultura y naturaleza en este paraje de la Hoya de Huesca ubicado en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Desde la parte alta del pueblo de Nocito, en el término municipal de Nueno y como testigo de la aventura el Tozal de Guara, te adentrarás en un sendero que conduce al Santuario de San Úrbez. El templo tiene orígenes románicos. El propio pueblo de Nocito es un auténtico museo al aire libre donde prima la arquitectura tradicional del Siglo XIX, aunque perduran vestigios de los siglos XVI y XVII.

¿Más recorridos? Ruta circular de 13 kilómetros por los barrancos de Abellada y Used, y si prefieres algo más corto para ir con niños entonces mejor La Pillera, Badina Estañonero y Brazo de Mar, un agradable paseo de 5 kilómetros perfecto para el verano.

Aguas Tuertas, Valles Occidentales

Parque Natural Posets-Maladeta, maravillas de la Ribagorza

Nos movemos al norte buscando el fresco, tan codiciado en los meses de verano, y nos quedamos en la parte ribagorzana del Parque Natural Posets-Maladeta. Alpinismo, senderismo y esquí son las actividades deportivas estrella, pero tratándose del verano buscaremos caminos que nos conduzcan a algún lago, río o cascada para apaciguar la sensación de calor, aunque solo sea con la mirada o hundiendo los pies en las aguas gélidas de los valles pirenaicos.

Por esta razón, el Valle de Estós y la ruta del Ibonet de Batisielles y el Ibón de Escarpinosa se antoja como opción paradisíaca (aunque también se presta a encandilar a los deportistas en invierno, pudiendo realizarse con raquetas de nieve). En este enlace encontrarás otras propuestas en las que el agua es la absoluta protagonista.

Valle de Tena, pueblos a la orilla

Embalses que parecen mares atrapados entre montañas. Escenarios de paz, aunque también de eventos musicales en tiempos de prepandemia. La magia del Valle de Tena, en la Comarca del Alto Gállego, correrá por tus venas cuando te lances a pisar el Camino Natural del Embalse de Lanuza. Será entonces cuando tomes perspectiva con las panorámicas increíbles que la Peña Foratata y Sallent de Gállego muestran durante su juego con los reflejos en el agua a plena luz del día.

Si tienes ocasión, acércate a Formigal y emprende la ruta a los Ibones de Anayet. La imagen de recompensa: vistas privilegiadas al Pico Anayet o al Midi d’Ossau y unos lagos que bien merecen sacar la cámara fotográfica.

Como ves, agua en verano no tiene por qué traducirse en playa y piscina. Los entornos naturales que brinda la provincia de Huesca configuran toda una carta de exquisitos escenarios que estarán deseando acogerte en verano. Que aproveche 😉

Si ya se te ha abierto el apetito pásate por nuestra web de Turismo Verde Huesca y encuentra tu alojamiento ideal, o contáctanos y te ayudamos a planificar tu escapada.

Share This Post

Post Comment

Captcha *Cargando Captcha...