Entrevista a Sergio Bestué, autor de la guía “Escarabajos de la provincia de Huesca”

Entrevista a Sergio Bestué, autor de la guía “Escarabajos de la provincia de Huesca”

Tan comunes como desconocidos. Aproximadamente el 40% de todos los insectos del planeta son escarabajos, pero en realidad sabemos poco de su labor esencial para la supervivencia del ser humano, o de cuántas especies existen y cuáles son las más habituales.

Ahora, tenemos la posibilidad de resolver algunas de esas dudas con la guía “Escarabajos de la provincia de Huesca. Diversidad, belleza e importancia”, gracias a la ardua tarea que emprendió Sergio Bestué Orús hace años y que ahora ha visto la luz tras recibir el áccesit en la categoría de Ayudas a la Edición de los XXII Premios Félix de Azara. Aprovechamos para conocer más a fondo el papel de estos preciosos seres que pronto, con la llegada de la primavera, podremos ver por estas tierras.

Cristina.- ¿Cómo identificamos a un escarabajo del resto de los insectos?

Sergio.- Los coleópteros cuentan con un aparato bucal masticador. Su principal misión es la de agarrar, sujetar y trocear los vegetales o las presas. La mayoría de los escarabajos son herbívoros. Tienen cuatro alas, el primer par transformado en élitros, que protegen a un segundo par que es membranoso. Si observamos dorsalmente (desde arriba) un coleóptero, podemos observar cabeza, pronoto y élitros. Si lo observamos ventralmente (desde abajo) podremos observar la cabeza, el tórax y el abdomen, propia de todos los insectos.

C.- El libro tiene más de 250 páginas, ¿exactamente cuántos escarabajos de la provincia has documentado en esta guía?

S.- 99 especies de escarabajos repartidos en 20 familias taxonómicas. He intentado incluir los escarabajos más comunes y fáciles de ver, tanto por su tamaño como por la vistosidad de sus colores.

En España existen unas 12.600 especies de escarabajos y en Aragón seguramente superaremos las 4000. Dos de cada cinco especies de insectos son coleópteros (y una de ellas un gorgojo). Comparando con otros grupos, tenemos 20 veces más especies de coleópteros que de aves en España.

Portada final de la Guía de Escarabajos de Huesca

C.- ¿Qué aportan los escarabajos al planeta y a nuestra supervivencia?

S.- Tienen una gran variedad de hábitos beneficiosos, algunos esenciales para la supervivencia del ser humano. Comencemos por la polinización. Más del 80 % de las especies cultivadas en Europa dependen, en mayor o menor medida, de animales polinizadores, entre los cuales están los escarabajos florícolas.

Continuamos con el control biológico. Algunas especies de coleópteros controlan el nivel poblacional de “especies plaga” sin ocasionar problemas de contaminación ni de residuos. Hay que destacar por ejemplo al coleóptero Delphastus pusillus que se alimenta de las larvas de mosca blanca, que afecta a cultivos de berenjena, judía, pepino, pimiento, tomate…

Y terminamos con la labor de reciclaje que hacen los escarabajos de la materia orgánica. Esta puede provenir de las plantas (árboles muertos, hojarasca, humus forestal) o de animales (cadáveres, excremento). Varios grupos de escarabajos garantizan que los suelos tengan suficientes nutrientes minerales.

Papel polinizador de los escarabajos. Foto de Sergio Bestué

C.- Cuéntanos acerca de la vida de un escarabajo: qué esperanza de vida tienen, cuáles son sus hábitos, de qué se alimentan, depredadores…

S.- La mayoría de escarabajos viven por término medio un año. No obstante, los escarabajos que viven en el interior de la madera, durante la fase larvaria, pueden vivir varios años. Por ejemplo, la larva del Ciervo volante puede estar en el interior de un roble nutriéndose durante siete años. Y una vez que se ha convertido en adulto y sale al mundo exterior solo vivir entre 2 y 4 semanas.

Sus principales depredadores son otros insectos, reptiles, anfibios y sobre todo las aves insectívoras. Hay un dato bastante relevante: la población mundial de aves insectívoras anualmente consume tanta energía como una megaciudad del tamaño de Nueva York. Consiguen esta energía capturando miles de millones de insectos herbívoros, entre ellos escarabajos y otros artrópodos.

C.- ¿Son los escarabajos un grupo amenazado que merece nuestra especial atención?

S.- Dentro del orden de los escarabajos hay algunas especies amenazadas, pero son muy pocas. Se estima que el 32% de los escarabajos saproxílicos, que se alimentan de madera muerta, podrían estar amenazados en el Mediterráneo. La extracción de la madera muerta y los incendios forestales parecen estar detrás del declive de este grupo.

Escarabajo rinoceronte. Foto facilitada por Sergio Bestué

Por otro lado, los insecticidas neonicotinoides, los más usados en el planeta, que se aplican para controlar plagas agrícolas, también parece que pueden afectar a los escarabajos florícolas. Los neonicotinoides son sustancias químicas derivadas de la nicotina y actúan sobre el sistema nervioso central de los insectos. Sus efectos pueden causar la parálisis y su consecuente muerte. Ya se han prohibido cuatro de ellos en la UE desde el 2018.

Existen especies que tienen una mayor protección. Por ejemplo la Hoplia coerulea, catalogada como «vulnerable» según el Libro Rojo de los Invertebrados de España. Se encuentra amenazada, entre otras razones, porque su hábitat (márgenes y riberas de las cuencas fluviales) ha sido modificado por procesos de urbanización, canalizaciones, embalses o contaminación.

Escarabajo Hoplia Coerulea. Foto de Sergio Bestué

C.- ¿Cómo podemos ayudar los humanos a proteger a los escarabajos?

S.- Dejando de emplear insecticidas sintéticos, usando cada vez más insecticidas biorracionales. Sólo actúan sobre un proceso fisiológico o sobre un comportamiento determinado de un insecto. Son muy poco tóxicos para los humanos y otros organismos beneficiosos. Generalmente se trata de moléculas biodegradables y no dejan residuos tóxicos.

Varios ejemplos de insecticidas biorracionales serian las feromonas sexuales que atraen a los machos de un “insecto plaga” a una trampa y por consiguiente se interrumpe la reproducción de esa especie, o los inhibidores de la alimentación, que son sustancias naturales que impiden que los insectos masticadores puedan alimentarse de una planta.

C.- ¿Te planteas hacer guías similares de otros insectos?

S.- Tengo un libro editado llamado “Insectos.Tesoros diminutos. Macrofotografía en la Comarca del Sobrarbe”. Me gusta explorar y conocer el mundo natural que tengo a mi alrededor, para mí es gratificante salir al campo a hacer fotos y no saber las especies de animales que me voy a encontrar. Cada día, con un poco de suerte, puedes conseguir grabar o fotografiar una especie nueva.

Actualmente tengo un canal de YouTube llamado “Huesca Salvaje” donde subo videos de animales, realizados mediante la técnica de fototrampeo. He podido observar zorros, ginetas, gatos monteses, arrendajos y muchas otras especies más en su hábitat, algo que nos es fácil mediante otras técnicas de captura de imágenes.

¿Planeando escapada a la provincia de Huesca? Consulta experiencias y reserva tu alojamiento ideal a través de Turismo Verde, ¡te esperamos!

Share This Post

Post Comment

Captcha *Cargando Captcha...